Pizza de mozzarella, ajos y romero Thermomix®

#Masas, panes y repostería 26 mayo 2017

La mozzarella es un queso típico de la cocina italiana, aunque existe una variedad de este queso en Dinamarca, aunque la versión italiana es mas antigua. Es un queso con poco sabor si lo comparamos con otros tipos de queso pero funde muy bien y es perfecto para pizzas.

Porciones / número de personas: 2-4 personas
Tiempo de Preparación: 5 minutos
Tiempo de cocción: 10-12 minutos
Categoría: Aperitivos y tapas
Dificultad: Fácil

Ingredientes:

  • 200 gr. de agua o cerveza.
  • 50 gr. de aceite.
  • 20 gr. de levadura fresca de panadería.
  • una pizca de sal.
  • 400 gr. de harina de trigo.
  • 250 gr. de mozzarella de búfala desmenuzada.
  • 2 dientes de ajo laminados.
  • 2 ramitas de romero.
  • Sal marina y pimienta negra recién molida.
  • Una bandeja para hornear pizzas o una bandeja de horno.

Preparación:

  1. Prepara la masa según la receta de la pizza del libro básico.
  2. Ponla en un bol pincelado de aceite y tapa con un paño limpio, deja reposar al menos 1/2 hora.
  3. Precalienta el horno a temperatura máxima e introduce la bandeja de horno en la parte superior para que se caliente.
  4. Divide la masa en dos, después de que haya subido, y pon la mitad sobre una superficie bien enharinada.
  5. Extiendela formando un círculo de 30 cm. de diámetro.
  6. Saca la bandeja del horno y pon encima con cuidado la base de pizza.
  7. Esparce por la superficie la mitad de la mozzarella, el ajo y las hojas de romero, salpimientela y rocíela con un poco mas de aceite.
  8. Hornéala de 10 a 12 minutos, hasta que burbujee y se dore un poco.
  9. Repite la operación con la otra pizza.

    NOTA: Es preferible comer las pizzas en cuanto salen del horno, por lo que recomiendo compartir la primera entre los comensales mientras se cuece la otra.


EL ORIGEN DE LA MOZZARELLA

Decíamos que la mozzarella se elabora a partir de leche de búfala, vaca u oveja. Pertenece al grupo de los quesos de pasta hilada por su proceso de elaboración. Se amasa la cuajada utilizando agua caliente para estirarla y plastificarla, obteniendo así una estructura de filamentos. Así, este tipo de queso graso y fibroso es muy sabroso y tiene una textura especial. Podemos tomarlo al natural, por ejemplo combinada con tomate una ensalada Caprese o fundido. El queso mozzarella tiene un fundido muy interesante para platos gratinados o pizzas gracias a los filamentos que lo componen que hacen que el queso se estire y se estire.

PIZZA CON QUESO QUE SE ESTIRA

Aunque de origen italiano, al cabo de los años más países se sumaron a la elaboración de este tipo de queso. En Dinamarca la historia comenzó de una forma un tanto curiosa. Fueron los soldados americanos, os que lo propiciaron a finales de los años 40. Habiéndose introducido la pizza en Estados Unidos por los emigrantes italianos, los americanos se aficionaron rápidamente a ella y a otros platos que la contenían y estando en Europa no querían prescindir de ella, por lo que se empezó a elaborar una mozzarella más firme, duradera, y fácil de rallar.