Consejos para alimentar tus huesos

#Noticias Blog 24 abril 2018



Desde que somos pequeños siempre hemos oído que es muy importante tomarse un vaso de leche todos los días porque tiene mucho calcio y nos ayuda a cuidar nuestros huesos. Pero mantener unos huesos fuertes y sanos no es tan sencillo.


Contrariamente a lo que mucha gente piensa, la edad no es el principal factor de riesgo para que nuestros huesos se vuelvan débiles y frágiles. La mala alimentación y la ausencia de ejercicio físico son los elementos que nos pasarán factura cuando lleguemos a la edad de nuestra jubilación si no ponemos remedio. Así que es muy importante asegurarnos un aporte suficiente de calcio y vitamina D a lo largo de toda nuestra vida y a través de la alimentación. Un aporte suficiente de calcio durante la niñez y la adolescencia reduce el riesgo de osteoporosis.


OSTEOPOROSIS, UNA ENFERMEDAD SILENCIOSA


La osteoporosis se define como una enfermedad que afecta a los huesos, haciendolos frágiles y propensos a fracturarse. También se la conoce como la "epidemia silente del siglo XXI" debido a su alta prevalencia en la sociedad actual y a que no muestra síntomas hasta que se produce la primera fractura.


Las mujeres son más propensas a padecerla, sobre todo a partir de la menopausia, pero también puede aparecer en hombres. 


Por tanto, la población debe cada vez ser más consciente de la necesidad de cuidar sus huesos desde la niñez.


"Aprovecha el bien tiempo primaveral para salir a la calle a hacer deporte mientas el sol te proporciona las mejores reservas de vitamina D para tu organismo".


IMPORTANCIA DEL CALCIO Y LA VITAMINA D


La vitamina D desempeña un papel fundamental para garantizar que el organismo pueda absorber la cantidad diaria de calcio que necesita. Por tanto, una carencia de esta vitamina puede producir una absorción insuficiente de calcio que provoque descenso de la masa ósea.


Podemos encontrarla de manera natural en muy pocos alimentos, como la yema de huevo, las ostras, los pescados grasos (salmón o atún), la leche y sus derivados, aunque muchos de ellos se eliminan de las dietas habituales por su alto contenido en grasa. Pero podemos obtenerla de manera natural si tomamos cada día unos minutos de sol.


Cuando nos exponemos a los rayos UV, la piel produce provitamina D que es transsformada en nuestro hígado y en nuestros riñones en vitamina D activa, desarrollándola para que absorba correctamente el calcio.


CLAVES PARA PREVENIR LA OSTEOPOROSIS


- La vitamina D y e calcio deben estar siempre presentes en tu dieta.


- Los alimentos ricos en calcio (leche, queso y yogur...) deben consumirse a diario.


- El sol y el pescado azul son grandes fuentes de vitamina D.


- Es importante hacer ejercicio físico al menos 3 veces por semana.


- Evita consumir tabaco y alcohol, perjudican seriamente los huesos.


- La ingesta de calcio en mujeres embarazadas, lactantes o mayores de 50 años debe aumentar a 1200-1500 mg al día (¡igual que un adolescente!)


- Cuando llegues a la menopausia consulta a tu médico, tu masa ósea empieza a disminuir.


- Si padeces alguna enfermedad como anorexia, celiquía, etc. tienes un mayor riesgo de padecer osteoporosis y tu aporte de calcio y vitamina D debe ser mayor.