Complemento de jalea real en primavera

#Noticias Blog 24 abril 2018


Éste es un alimento de alta especificidad en su composición bioquímica y nutricional, que obliga a usarlo en situaciones puntuales, en la dosis adecuada y durante el tiempo justo.


Las propiedades beneficiosas atribuidas a la jalea real son numerosas. Entre ellas, destaca su efecto tonificante y equilibrante del sistema nervioso, junto con su función antibiótica y moduladora del sistema de defensas. Aporta la energía extra necesaria para niños y adolescentes en edad escolar, sobre todo, en época de exámenes y competición deportiva. Los últimos estudios apuntan que también podría reducir de manera significativa los niveles de colesterol.


La jalea real es el alimento exclusivo de la abeja reina ("Apis millifera"). Su composición bioquímica es tan compleja como interesante desde el punto de vista funcional y terapéutico. El análisis bromatológico informa de su contenido en agua (50-60%), proteínas (18%), carbohidratos simples, sobre todo glucosa y fructosa (15%), lípidos (3%), sales minerales y oligoelementos (1,5%, entre los que destacan fósforo, hierro, calcio, cobre, selenio) y vitaminas C, E, A y del grupo B (B1, B2, B, B6, ácido fólico).


Ésta es, en resumen, la composición bioquímica de la jalea real según una reciente revisión titulada "Propiedades funcionales de la miel, el propóleo y la jalea real", llevada a cabo por investigadores del Grupo de Industrialización de Productos de Origen Animal (IPOA) de la Generalitat Valenciana, junto con el Departamento de Tecnología Agroalimentaria de la Universidad Miguel Hernández en Orihuela (Alicante, España). Además de estos nutrientes, se han detectado un gran número de sustancias bioactivas con propiedades muy específicas: antioxidantes, vasodilatadoras, inmunomoduladoras y antibacterianas.


Antibióticos de la colmena


La jalea real se debe usar como complemento de la dieta en situaciones puntuales y durante breves periodos de tiempo


La sinergia entre los distintos compuestos explica el carácter antimicrobiano de los productos de la colmena y que se les haya considerado en medicina tradicional como auténticos antibióticos naturales. No obstante, el masivo uso de fitosanitarios para tratar árboles, plantas y flores, así como medicamentos para evitar las infecciones de las abejas de producción industrial, constituye una amenaza para la seguridad de los productos de la colmena, que pueden acumular cantidades excesivas de pesticidas y restos de medicamentos.


Desde el Departamento de Farmacología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Sains Malasia han comprobado que incluso las cepas bacterianas resistentes a antibióticos, como el "Staphylococcus aureus", eficaz contra la meticilina (del grupo de las penicilinas), y el enterococo resistente a vancomicina han resultado ser sensibles a la miel y sus derivados para el tratamiento de heridas. Para ello, los productos de la colmena se transforman y se pasan a través de filtros que eliminan la mayoría del polen y otras impurezas que podrían provocar alergias.


No obstante, los autores aseguran que la sensibilidad de las bacterias a los productos de las abejas varía de manera considerable según el propio producto (miel, propóleo o jalea real), las variedades del mismo y su origen botánico, con un papel relevante en su actividad antibacteriana.


La jalea real, por su especificidad, se ha de contemplar como un complemento de uso puntual. Puede recomendarse como preventiva en periodos de epidemias gripales y como refuerzo del sistema inmunitario de los grupos de población de más riesgo, como niños, ancianos y personas con sistema de defensas debilitado. Para ello, es imprescindible tomarla en estado puro, una pasta que se vende envasada en tarros pequeños, junto con una cuchara para calcular la dosis adecuada. Se disuelve en la boca y actúa como un bálsamo que desinfecta y protege la garganta.


Para un corazón sano


Las propiedades salutíferas de la jalea real se han estudiado más allá de su conocido efecto revitalizante y antibiótico. Desde el Departamento de Medicina del New York Medical College (Estados Unidos) llega una revisión que analiza los estudios que han determinado el efecto de la jalea real sobre los lípidos séricos en humanos con aterosclerosis. El autor, Jozef Vittek, comprobó tras un meta-análisis de los ensayos controlados con humanos, que la jalea real puede resultar útil para reducir la hiperlipidemia al confirmarse una reducción significativa de los niveles de colesterol total y la normalización de las lipoproteínas HDL (colesterol bueno) y LDL (colesterol malo).


La mejor evidencia disponible sugiere el consumo de 50 a 100 miligramos por día de jalea real, una dosis que ha servido para reducir hasta un 14% la tasa de colesterol sérico. Además de sustancias antioxidantes, la jalea real contiene ácido petroilglutámico y nicotinamida, compuestos a los que se atribuye una acción vasodilatadora y, por ende, preventiva de enfermedades cardiovasculares.


ALIMENTO DE ALTA ESPECIFICIDAD


La jalea real es un producto segregado por las glándulas hipofaríngeas de las abejas obreras (en forma de rosarios situados de manera simétrica a la derecha y a la izquierda en la cabeza) y por las glándulas mandibulares de las abejas nodrizas (obreras de 5 a 14 días de edad), cuando disponen de polen, agua y miel. Es un alimento de alta especificidad, que sirve para la nutrición de las larvas obreras y zánganos hasta su tercer día, de las larvas reinas hasta el quinto día, y de la reina adulta durante toda su vida.


Gracias a sus propiedades nutritivas, las larvas reinas se forman en 15 días, mientras que las obreras precisan 21 días. Además, las abejas reinas alcanzan el doble de tamaño y pesan hasta un 40% más que las obreras. La diferencia en el consumo de tan extraordinario alimento hace que tengan un ciclo evolutivo, es decir, su desarrollo físico, capacidad genética y longevidad está claramente diferenciada.


Esta alta especificidad en sus componentes bioquímicos y nutricionales explica que la jalea real se deba usar como complemento de la dieta en situaciones puntuales y durante breves periodos de tiempo. Es muy difícil conservarla en estado natural, por lo que se presenta por lo general liofilizada en ampollas o comprimidos. La natural es una pasta viscosa de marcado sabor ácido que se ha de mantener siempre en el frigorífico.


MAYOR CALIDAD


Durante la fase de invierno, cuando se alcanzan temperaturas inferiores a 14ºC, las glándulas de las abejas productoras de jalea real se inactivan y, en primavera, durante la floración, vuelven a activarse. A consecuencia de este período de latencia, la síntesis de las primeras fracciones de jalea real tiene una calidad inferior. A medida que se activan las glándulas, se enriquecen en sustancias nutritivas y aumenta, por tanto, la calidad de la jalea real.