BUÑUELOS DE VIENTO

#Postres y dulces 30 octubre 2018

Los buñuelos de viento son bolas de masa elaborada con harina de trigo, manteca y huevos que se fríen en aceite caliente. La masa así frita puede llegar a doblar su volumen, es por esta razón por las que se les denomina con el apelativo «de viento» (es decir hinchados). Los buñuelos de viento pueden ser rellenos con dulces de crema, chocolate, chantillí, etcétera. Son un postre que aparece en las pastelerías a comienzos de noviembre, ya que tradicionalmente se sirven en las celebraciones de todos los santos.


 Los judíos sefardíes elaboran desde el siglo X para celebrar la Janucá unos bollos fritos con harina de trigo que denominan bimuelos. La introducción de estos bollos en la celebración de Todos los Santos es una modificación cristiana, por la cercanía con la Janucá judía.​ Posteriormente se hicieron muy famosos en Madrid, donde llegaron a ser tan populares como los churros. También se regalan el día de las vírgenes. Son originarios de la comunidad valenciana  




INGREDIENTES


250 g de agua 


50 g de mantequilla 


50 g de manteca de cerdo 


1 pellizco de sal 


5 g de azúcar 


5 g de levadura 


170 g de harina 


un trozo de piel de naranja rallada (o de limón) 


4 huevos grandes 


aceite de girasol  (para freír los buñuelos) 


para rellenar: nata montada, cabello de ángel, trufa, crema pastelera, ... 


para decorar: azúcar glas 


 


PREPARACIÓN


Echamos, en el vaso, el agua, la mantequilla, la manteca de cerdo, la pizca de sal y el azúcar. Programamos 8 minutos, temperatura 100º y velocidad 4. 


Añadimos la levadura y la harina de golpe y la ralladura de naranja. Programamos 15 segundos, a velocidad 4. Retiramos el vaso de la base de la máquina y dejamos que enfríe unos minutos (4-5 minutos). 


Mientras, en un bol, batimos ligeramente los huevos. 


Volvemos a colocar el vaso en su sitio y cerramos con la tapa. Programamos velocidad 4, sin tiempo y vamos echando por el bocal, poco a poco, los huevos batidos, hasta que estén totalmente integrados en la masa (más o menos 1 minutos y 30 segundos). 


Dejamos reposar la masa otros 5 minutos, dentro del vaso. 


Echamos abundante aceite de girasol en una sartén y la ponemos a calentar, a fuego medio. Con la ayuda de dos cucharas cogemos trozos pequeños de masa (al freírla aumenta mucho su volumen) e intentamos darle forma redonda. Los echamos en la sartén y dejamos que se doren y dupliquen el volúmen. Los sacamos y dejamos que escurran el aceite sobrante encima de papel de cocina. 


Dejamos que enfríen y ya les podemos rellenar, con la ayuda de una manga pastelera (pinchamos con la boquilla en la masa y lo rellenamos) o abriendo una rajita en el medio con un cuchillo, de nata montada, trufa, crema pastelera, cabello de ángel,  


Reservamos en el frigorífico y antes de servirlos, les espolvoreamos con azúcar glas.  


Receta facilitada por Thermorecetas