PANECILLOS DE ACEITUNAS, TOMATES, ROMERO Y TOMILLO EN Thermomix®

#Masas, panes y repostería 05 febrero 2019

Hacer estos panecillos, poder congelarlos y echar mano de ellos en cualquier momento es un lujo y por poco dinero. No se puede pedir más.



INGREDIENTES:



300 gr de agua 


20 gr de levadura fresca de panadería.


500 gr de harina de fuerza


1 cucharadita de azúcar


2 de sal.


tomates secos hidratados en aceito


1 latita pequeña de aceitunas negras sin hueso


romero y tomillo al gusto




PREPARACIÓN:



Vierte el agua y la levadura y programa 1 minuto/37º/velocidad 2 


Incorpora la harina, la sal y el azúcar y mezcla 30 segundos/velocidad 6


A continuación programa 2 minutos/ velocidad espiga.


Si vieras que la masa queda pegajosa, añade un poco más de harina y amasa de nuevo.


Cuando ya esté, saca la masa y ponla en un bol untado con un poco de aceite y deja levar la masa hasta que doble el volumen.



Mientras leva la masa, con la Thermomix® he troceado las aceitunas junto al romero 4-5/ segundos/velocidad 4 (los segundos van a gusto de la cocinera). Reservar en un bol pequeño 


5 medios tomates hidratados en aceite y escurridos, el tomillo y troceamos 2-3 segundos/velocidad 5. Reservamos en otro bol.



Cuando la masa ha doblado el volumen he dividido la masa en dos partes iguales, a una le he añadido las aceitunas y a la otra los tomates. Enharinamos la encimera y manualmente amasamos un poco para integrar los ingredientes, o dividimos la masa en 2 partes, añadimos a cada una los ingredientes lo que corresponde y amasamos mas menos 1 minuto en la Thermomix® para que se integren . Una vez integrados hacemos porciones iguales y les damos forma de chapatitas o como quiera cada uno. 


Precalentar el horno a 220º arriba y abajo (sin aire)


Los ponemos en la bandeja de horno dejando espacio entre ellos y volvemos a dejar que leven.


Una vez levados hornear unos 15-20 minutos, dependiendo el horno y dependiendo el tamaño que hayáis hecho de panecillo.



NOTA: Yo los dejo blanditos porque los congelo, así cuando los voy a descongelar les doy un toque de horno y están crujientes y deliciosos. Los de la foto eran para meter en congelador. Una vez los saco y los vuelvo a hornear quedan más doraditos.