Bollo de Requena

#Masas, panes y repostería 30 mayo 2020

Hablamos del Bollo de Requena o Bollo requenense, una torta salada muy típica de Requena, parecida a una coca, que es muy popular y campera por toda la zona.

A pesar de que es costumbre encontrar este bollo tan solo con embutido y jamón -la foto de portada es un claro ejemplo, un bollo que degustamos nosotros en una pasada feria-, la sardina también suele ser protagonista de esta elaboración que también es conocida, mayormente, como era Torta Magra o Bollo con/de Magras.

Una buena receta para preparar en casa, es la que podemos ver en la página oficial del Ayuntamiento de Requena, donde nos dan tanto los ingredientes como la elaboración:

Para el Bollo de Requena:

    600 gr. de masa de pan.
    150 ml. de aceite de oliva (a ser posible virgen y de la zona) o el que admita el bollo (ver más adelante en la elaboración).
    “Tajas” de jamón (cortadas de jamón gruesas, con su tocino).
    Longanizas de la zona (o en su defecto, embutido típico Requenense al gusto).
    Sardinas saladas.

Para la masa de pan:

    250 gr. harina de fuerza (la podéis encontrar de venta en muchos hornos).
    250 gr. harina floja (la normal)
    225 ml. de agua
    10 gr. de sal
    15 gr. de levadura prensada (es la levadura de panadería que viene echa una pasta prensada en bloques, también llamada levadura fresca, la cual se debe conservar en frío por tener un periodo de caducidad relativamente corto).
    150 ml. de aceite de oliva (a ser posible virgen y de la zona).

Como bien nos dicen en la receta, para la masa del pan hay que amasar todos los ingredientes 2 minutos, antes mencionados, juntos, disolviendo antes la levadura en un poquito de agua templada. Poco después, hay que dejar reposar la masa unos 5 minutos y formar el pan, para finalmente dejar reposar 45 minutos la masa en un lugar cálido para que fermente.

Una vez obtenida la masa del pan, nos ponemos manos a la obra para realizar el Bollo de Requena. Para ello, como ya tenemos la masa de pan realizada, la amasaremos poco a poco añadiéndole el aceite que admita, no dejándola aceitosa ni seca.

Ya realizada, la extendemos en una placa de horno o en una llanda, y a continuación iremos colocando la “tajas” (lonchas de jamón de 1 cm de gruesas), las longanizas (o embutido al gusto) y las sardinas.

Tras montar el bollo, lo pulverizamos con agua (hay quien preferirá clara de huevo), y lo horneamos a 160º (estando previamente el horno ya calentado antes de colocar el bollo) durante 25 o 30 minutos aproximadamente, con cuidado de que no se quemen las carnes. Si esto último veis que puede ocurrir, podéis cubrir con papel de plata el bollo durante un tiempo para que no se queme la parte superior.