Drip cake de chocolate y moka

#Postres y dulces 25 marzo 2017

Drip cake de chocolate y mokaDrip cake de chocolate y moka para sorprender a nuestros invitados. Es perfecta para ocasiones especiales. Yo la hice para el día del padre y tanto a mi marido como a mi padre les encantó. Os animo a hacerla. Y tened paciencia, el resultado vale la pena.


Para el bizcocho


(3 capas de 18 cm)


2 huevos L


280 g de azúcar moreno


‬120 ml de aceite de oliva de sabor suave (o aceite de girasol)


160 ml de leche


1 cdta. de extracto de vainilla o esencial de vainilla.


180 g de harina de trigo


60 g de cacao en polvo tipo Valor sin azúcar


2 cdtas. de levadura química


Pizca de sal


120 ml de café caliente


Para la buttercream:


300 g de mantequilla sin sal


300 g de icing sugar o azúcar glas


1 cdta. de extracto de vainilla o esencia de vainilla.


1 cda. de café instantáneo


Para la ganache:


80 g de chocolate negro o fondan


t40 ml de nata para montar


20 g de mantequilla sin sal


Para decorar:


chocolate rallado.


PREPARACIÓN:


Echamos al vaso la harina, el cacao sin azúcar y la levadura en polvo y mezclamos en 30 seg/vel 6. Sacamos y reservamos en un bol.


Ponemos la mariposa en las cuchillas y batimos los 2 huevos durante 5 min/37º/vel 4. Ahora añadimos el ‪azúcar moreno y batimos durante 3min/vel 4 sin temperatura para que se integre con los huevos. Añadimos el aceite de oliva de sabor suave y la leche y batimos 30 seg/vel 3'5. Agregamos una cucharadita de extracto de vainilla para darle un toquecito de sabor y seguimos batiendo hasta que se mezclen todos los ingredientes.


Cuando tengamos todo bien integrado añadimos la mezcla de harina, cacao y levadura , una  pizca de sal y batimos 30 seg/ vel 6 y terminamos de envolver con la espátula. Al hacerlo de forma rápida no desarrollamos el gluten de la harina y obtendremos un bizcocho tierno y esponjoso. Cuando no veamos restos de harina en la masa, agregamos el café caliente, para que el cacao en polvo se disuelva mucho mejor y quede bien integrado con el resto de ingredientes. Mezclamos 1 min/vel 2 y comprobamos que está todo bien integrado, si no fuera así, terminamos de mezclar con la espátula.


Para hornear la masa utilicé 3 moldes desmontables de 18 cm de diámetros. Se pincelan con un poco de aceite. Una vez listos, repartimos la masa entre los 3 moldes a partes iguales, si es necesario podéis pesar cada molde en la Thermomix® para comprobar que llevan la misma cantidad.  Hecho esto, los llevamos al horno precalentado a 180ºC, con calor arriba y abajo sin ventilador durante unos 30 minutos.


Recién sacados del horno los dejamos sobre una rejilla durante 10 minutos para que reposen dentro del molde. Pasado este tiempo ya podemos desmoldarlos. Los dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Una vez fríos, para que la tarta quede lo más recta y nivelada posible, vamos a recortar la parte superior de cada bizcocho con mucho cuidado.


BUTTERCREAM


Ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos la mantequilla a temperatura ambiente al vaso y batimos 5 min/vel 3'5. Añadimos con un colador el icing sugar o azúcar glas y batimos 5 minutos más. Pasado este tiempo añadimos una cucharadita de extracto de vainilla y el café instantáneo. Dejamos que se bata unos segundos más a la misma velocidad  y ya tenemos la crema de mantequilla lista para decorar la tarta.


MONTAJE DE LA TARTA


Sobre un plato giratorio (si tenemos, yo no tenía y me las apañé con un plato grande que cupiese bien la tarta) ponemos el primer bizcocho y cubrimos la primera capa de bizcocho con la crema, dejándola lo más lisa posible, así al poner el siguiente bizcocho se mantendrá recto y nivelado. Ponemos la siguiente capa de relleno y cuando terminemos ponemos el último bizcocho boca abajo, de esta manera los bordes quedarán perfectos. Pasamos a poner la capa recoge migas. Esta capa de crema debe ser muy finita, no es necesario que quede perfecta ya que luego la cubriremos. Lo que sí es importante es que cubra toda la tarta por completo. Cuando la tengamos lista, llevamos la tarta a la nevera durante 30 minutos para que endurezca un poco la crema.


Pasado este tiempo tendremos la tarta más estable y lista para decorar. Así que con una espátula ponemos crema tanto por la parte superior como por los laterales de la tarta. Cuando esté totalmente cubierta, con una espátula alisadora (yo tampoco tenía usé la misma espátula larga para cubrir todo) perfeccionamos las paredes para que nos queden lo más rectas y lisas. Una vez hemos alisado tanto las paredes de la tarta, como la parte superior, nos llevamos la tarta a la nevera durante 15 minutos para que la crema endurezca un poquito.


Mientras, prepararemos la ganache de la decoración.


Ponemos el chocolate y la nata  en un bol y lo llevamos al microondas durante 1 minuto para calentarlo. Una vez caliente, removemos con unas varillas hasta que se mezclen ambos ingredientes. Ahora añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y removemos. Mezclamos hasta que la ganache esté más o menos a temperatura ambiente. Cuando la tengamos lista, trasladamos nuestra tarta al plato de presentación, y con la ganache dentro de una manga pastelera, la ponemos por los bordes de la tarta. Cuando terminemos con los chorretones de chocolate, con la misma manga vamos a cubrir la parte superior de la tarta haciendo una espiral hasta rellenarla por completo. Antes de que endurezca la ganache ponemos unas virutas de chocolate, así quedarán fijadas a la ganache y no habrá riesgo de que se caigan o se muevan.


Para finalizar, ponemos la buttercream que nos ha quedado en una manga pastelera y con una boquilla hacemos unos puntitos por todo el perímetro superior de la tarta.


Ya tenemos nuestra drip cake de chocolate y moka terminada.