¿Quieres saber como aligerar tus postres?

#Postres y dulces 25 marzo 2018



Los postres son una tentación a la que no debemos renunciar. Pero para que resulten ligeros, debemos rebajar calorías y beneficiarnos de sus nutrientes, para no estar tomando calorías vacías.
Pero existen alternativas capaces de aligerar un postre sin reducir sus nutrientes.


Consejos: “Alimentos básicos en tus postres”:


FRUTAS: ricas en vitaminas antioxidantes, mejoran la salud y son una fuente importante de fibra (su color refleja las vitaminas y minerales que contiene).


Para aligerar calorías opta por las más bajas en calorías ya que es rica en fructosa y glucosa. Fresas, melón, sandía, melocotón, manzana, kiwi son las menos calóricas.


FRUTOS SECOS: muy buenos, ricos en proteínas y grasas y muchas vitaminas. Las castañas y los cacahuetes son los únicos bajos en grasas, que aunque tienen grasa es de las buenas. 25 gramos es suficiente para obtener beneficios. Para aligerar los postres reduce la cantidad a la mitad y si los picas, cunden más poniendo menos. Sus ácidos grasos son beneficiosos para el corazón y el cerebro. En muchos postres dan un toque final.


FRUTAS DESECADAS: buena fuente de fibra y de minerales, ricas en azúcares y por lo tanto en hidratos de carbono. Pura energía. Se pueden mezclar con yogur, cereales o como adorno sobre tartas y bizcochos. Mejor frutas desecadas que frutos secos por la fibra.


LECHE: Proteínas, vitamínas y minerales y una excelente fuente de calcio para los huesos y prevenir la osteoporosis. Es uno de los alimentos mas completos (sólo las sardinas que se comen con raspa tienen más calcio). Si la usas desnatada o semi reduces sus calorías aunque la desnatada pierde parte de las vitaminas.


NATA: Rica en grasas saturadas, debemos limitar su consumo. Fuente de vitamina A.


La nata de montar tiene más del doble de calorías que la líquida (las hay semi grasas).


Dilúyela con leche y utilízala sin azúcar para luego edulcorar.


Utiliza leche evaporada y yogur desnatado para evitar la grasa.


Es un alimento muy nutritivo pero altamente calórico, disfrútalo solo en ocasiones.


YOGHOURT: Calcio, potasio, fósforo y yodo, vitamina B2 imprescindible para liberar la energía de los alimentos y B12 para mantener sano el sistema nervioso.


Utiliza yogur desnatado y a ser posible edulcorado. Puedes rebajarlo con leche desnatada.


En forma de salsa acompaña muy bien a las frutas. La miel es un excelente complemento. 


El yogur es antibiótico natural, refuerza el sistema inmunológico y es rico en antioxidantes.


QUESO: Fuente importante de proteínas y calcio, B12. Ideal para los vegetarianos.


El contenido de grasa varía del tipo de queso que utilicemos. El fresco tiene 8% de grasa, mientras que el mascarpone es el más calórico. Evita los quesos ricos en grasa saturadas, rebaja la cantidad y sustituye por leche evaporada y yogur natural (utiliza los “light”).


Delicioso con membrillo, forma parte de muchas tartas que llevan mermelada.


Un trozo de queso al final de una comida puede ayudar a reducir los problemas dentales.


AZUCAR: Consumido con moderación es un alimento sano y necesario para el organismo. 


Proporciona energía, mejora el estado de ánimo, favorece la memoria y la agilidad mental.


Siempre se puede rebajar la cantidad o suprimir en el caso de postres que tengan fruta, ya que contienen fructosa. Hay mucha variedad de edulcorantes, desde la sacarina hasta el aspartamo (que admite calor), todos sin calorías.


HUEVOS: ricos en proteínas, vitamina E, B12 y ácido fólico, yodo y hierro.


La yema es rica en grasas pero también en colina, imprescindible para el cerebro.


Un huevo aporta de 84 a 98 (dependiendo del tamaño) la clara sólo 16 calorías.


Sustituye la mitad de los huevos empleados por claras que no tienen colesterol ni grasa y aportan proteínas y nutrientes. También tienen beneficios para la vista.


HARINA: Aporta calcio y otros minerales y nutrientes pero en poca proporción, porque la mayor parte de nutrientes se concentran en la cáscara que se elimina al refinar. Es un alimento rico en hidratos de carbono, la integral es mas rica en fibra y nutrientes. Evita el azúcar a la hora de preparar masas de repostería y sustitúyelo por edulcorantes. No compres masas elaboradas, hazlas tu. Utiliza harinas poco refinadas, integrales y masas lo menos elaboradas posible, tienen menos grasa, mas fibra y menos calorías: La masa filo es la menos calórica.


CHOCOLATE: Es un alimento repleto de nutrientes (calcio, fósforo, hierro, magnesio y potasio), minerales básicos para el buen funcionamiento del cerebro. Además, es rico en fibra.


Utiliza un chocolate bajo en calorías y no agregues azúcar a los postres que lo lleven (lo que lleva de cacao o chocolate ya es suficiente para endulzar). Rebaja el chocolate con leche; hay chocolates “light”.


Se utiliza de muchas formas. Y sabias que el cacao, componente básico del chocolate, se considera un estimulante y un excelente afrodisiaco.


ESPECIAS: Tienen un valor nutritivo casi nulo, se utilizan en pocas cantidades pero aportan numerosos beneficios. Estimulan el apetito, favorecen la respiración y la digestión. No aportan calorías. Dan y potencian sabor sin incrementar energía, de este modo podemos prescindir de una buena proporción de azúcar (lo mismo con la sal). Las mas utilizadas son: vainilla, canela, anís, jengibre...


HELADO: Compuesto de varios alimentos como la leche, azúcar y huevos. Aporta buen número de nutrientes: vitamina A, riboflavina y B12, calcio y proteínas. Su valor nutritivo depende de los niveles de nata o leche que contenga. Se puede elaborar con frutas, sin azúcar y con leche desnatada y sin vainilla, que lo hará exquisito igual pero bajo en calorías. Incluso se puede realizar con agua, en forma de granizados y sorbetes, que no aportan nada de grasa. Decántate por los light. Sólo no necesita s para ser un uno de los postres favoritos.


El helado no es una golosina que aporta calorías vacías, sino un alimento nutritivo y muy completo.